MIGRACIÓN ILEGAL A ESTADOS UNIDOS
DISTRITO LOCAL 17 DEL ESTADO DE MÉXICO
ELECCIÓN DE GOBERNADOR DE SONORA MAYO 2021
ESTUDIO SOBRE EL DESPLOME EN LA LÍNEA 12 DEL METRO DE LA CDMX
EPIDEMIA DEL NUEVO CORONAVIRUS
Slider

Encuesta BGC - Excélsior

 

Respaldan las extradiciones de criminales

 

Por Ulises Beltrán y Alejandro Cruz

  

Se apoya la extradición de 13 criminales, incluido Édgar Valdez, La Barbie, a Estados Unidos, opinión respaldada en el temor a que en México se pudieran fugar o comprar su libertad. Se cree que cuando a un criminal se le siguen procesos judiciales tanto en México como en Estados Unidos es mejor enviarlo a la Unión Americana, pues se desconfía de la justicia mexicana, de acuerdo con lo observado en los resultados de la reciente encuesta telefónica nacional BGC-Excélsior

La extradición de Édgar Valdez y otros 12 narcotraficantes a Estados Unidos fue medianamente conocida (enterados, 41%). Esta decisión alcanza un amplio respaldo, pues 79% está de acuerdo. Esto contrasta con la división de opiniones que se observó cuando en 2002 se planteó por primera vez la posibilidad de enviar al capo Benjamín Arellano Félix a Estados Unidos tras ser detenido. 

La referida extradición se da en un contexto de opinión crecientemente inclinado a preferir que delincuentes con procesos judiciales en México sean enviados a Estados Unidos para que ahí sean juzgados y castigados cuando también sean perseguidos en aquel país. En efecto, 69% cree que en esos casos es mejor extraditar a los miembros del crimen organizado a EU que tenerlos presos aquí en México. En el pasado había una mayor resistencia a este tipo de extradiciones, por ejemplo, en 1996 la mayoría se pronunciaba por el enjuiciamiento del entonces líder del Cártel del Golfo, Juan García Ábrego, en nuestro país y no en EU (61%).

En este extendido respaldo a las extradiciones de criminales ha influido indudablemente la segunda fuga del líder del Cártel del Pacífico, Joaquín El Chapo Guzmán. Tres cuartas partes considera que la extradición de La Barbie y otros 12 presos se debió a que el gobierno de México deseaba evitar que se escaparan del penal, tal y como ocurrió con El Chapo. Para 68%, los recién extraditados representaban un riesgo para la estabilidad del país, en contraste con sólo 45% que opinaba así de Benjamín Arellano Félix en 2002. 

Ha avanzado la desconfianza en las instituciones judiciales de nuestro país, lo cual favorece el apoyo a las extradiciones. Se cree menos que antes que la justicia mexicana reúne todas las condiciones para que los criminales y narcotraficantes sean juzgados y castigados por sus delitos (cierto/ en parte, 54%, 12 puntos menos que en 2002). Asimismo se observa casi unanimidad en la creencia de que mantener a miembros del crimen organizado en el país les permite comprar policías y jueces que favorezcan su libertad (94%, 16 puntos más que en 2002). 

Actualmente se expresa escasa o nula seguridad en que el proceder del gobierno esté sirviendo para recuperar la confianza en la forma como se persiguen los delitos (poco/ nada seguro, 88%). La misma extradición reciente de criminales a Estados Unidos no logra superar la falta de credibilidad en los órganos judiciales, pues no hay certeza de que se realizan investigaciones serias con respeto al debido proceso y aplicación estricta de la ley (desconfianza, 60%).