Encuesta BGC - Excélsior

 

Cuestionan “Tigre”

 

Por Ulises Beltrán y Alejandro Cruz 

  

Desagrada la expresión de Andrés Manuel López Obrador en que previene que él no va a amarrar al “tigre” que se va a soltar si él pierde mediante fraude en la elección presidencial. Muchos la perciben como una amenaza. Se le percibe menor disposición a aceptar una derrota y menor respeto a las instituciones electorales en comparación con lo que se piensa de Ricardo Anaya o de José Antonio Meade al respecto, según se registra en la más reciente encuesta telefónica nacional BGC-Excélsior

La población tiende a ver mal la afirmación de López Obrador de que él no va a amarrar al tigre que se va a soltar si pierde la elección por fraude (49%). Quienes critican esta expresión del candidato presidencial morenista perciben en ella principalmente una amenaza, una impresión de que no sabe perder y una intención de que haya un conflicto social. La minoría que la avala (27%) considera que lo dijo por el cansancio ante el fraude, por sus ideales o como advertencia para que no le roben el triunfo. 

Sobre la posibilidad de que esta postura sea una amenaza, 42% coincide con que sí lo es, aunque una proporción parecida piensa que es solo una simple opinión sobre lo que puede pasar (38%). Igualmente se observan posturas encontradas en torno a la responsabilidad que tendrá López Obrador en la inestabilidad que se generará si no acepta los resultados en caso de perder. 51% estima que será poco o nada responsable, aunque un significativo 44% cree que lo será totalmente o bastante. 

La mayoría piensa que López Obrador no va a aceptar su derrota si los resultados electorales establecen que perdió (69%). En la actualidad existen juicios bastante divididos sobre si él tiene mayor o menor disposición a avalar las cifras finales de la votación en comparación con la actitud que mostró tras las elecciones de 2006 y de 2012. La opinión pública nacional percibe mayor probabilidad de aceptación de una eventual derrota por parte de los otros dos principales candidatos, Ricardo Anaya y José Antonio Meade, pues en ambos casos la mitad piensa que así lo harían. 

Lo anterior va en consonancia con la imagen que la población tiene del respeto que estos candidatos tienen de las instituciones electorales como el INE y el Tribunal Electoral federal. De López Obrador se tiende a creer que no las respeta (42%), en tanto que sobre Anaya y Meade las opiniones están más divididas. En contraste, la mayoría de los entrevistados dice respetarlas mucho (55%). Pese a esto último se expresa poca confianza en los resultados electorales que dará el INE de los comicios presidenciales de julio próximo (41%). 

Nota metodológica: Responsable de la investigación, Leticia Juárez. Encuesta telefónica nacional: levantamiento del 13 al 14 de marzo de 2018, 400 entrevistas efectivas a población mayor de 18 años. Método de selección de la muestra: arranque aleatorio y selección sistemática de los números telefónicos residenciales. Margen de error de +/- 5 puntos porcentuales. La encuesta telefónica tiende a reflejar más la opinión de la población con mayor ingreso y escolaridad. www.bgc.com.mx.