Encuesta BGC - Excélsior

 

Reconocen apoyo a los damnificados; a 62% le preocupa la reconstrucción

 

Por Ulises Beltrán y Alejandro Cruz 

  

Tras el sismo del pasado 19 de septiembre se observa preocupación por la capacidad para iniciar la reconstrucción. En torno a la atención dada en el periodo de emergencia se percibe que se ha apoyado más a ciertas zonas, como la Ciudad de México, que a otras también muy afectadas. En general se evalúan favorablemente las labores de rescate de víctimas y atención a damnificados. Se valora positivamente la acción de la población para ayudar y también la de las Fuerzas Armadas, según se registra en la más reciente encuesta telefónica nacional BGC-Excélsior

Después del terremoto del 19 de septiembre y todavía atendiendo la emergencia se tiende a ver principalmente poco preparado al gobierno federal para iniciar las tareas de reconstrucción (41%). Quienes ven esta instancia sin la capacidad suficiente para esta labor afirman especialmente que hay corrupción, que no se ve que haga algo y que no ha informado cómo va a reconstruir. También se llega a mencionar que la ayuda ha sido insuficiente hasta ahora o que las autoridades no se ponen de acuerdo entre ellas. 

Se califica positivamente la atención que se ha dado para el rescate de personas atrapadas (83%) y a los damnificados (71%), opiniones que también se encuentran igualmente bastante extendidas en los estados afectados por ese temblor. No obstante, se tiende a creer que ha sido desigual la atención y apoyo a las áreas más afectadas por el sismo del pasado 19 de septiembre (55%, opinión a nivel nacional y 65% en los estados afectados). Quienes tienen esta impresión mencionan principalmente que se ha favorecido a la Ciudad de México o a algunas de sus zonas. 

La evaluación de la reacción federal ante la emergencia es bastante diferenciada. Mientras que las acciones del Ejército y la Marina son bien apreciadas (buena/muy buena, 86%), la del gobierno federal en general tiende a ser negativa (mala/muy mala, 46%). En cambio, se percibe una notable solidaridad de los mexicanos para dar ayuda a los afectados (muchísima, 79%), opinión más extendida que en el caso del sismo del 7 de septiembre y se cree que este apoyo popular ha sido mayor que en el caso de otros desastres naturales de épocas recientes (83%). En lo individual, la mayoría de los entrevistados dice haber dado alguna ayuda o apoyo, principalmente consistente en víveres, y que se han entregado a centros de acopio ciudadanos o de escuelas, o bien directamente a población afectada. 

Más de la mitad de la población dice haber sentido el sismo del 19 de septiembre pasado y a 41% le pareció muy fuerte. Se cree mayoritariamente que causó daños muy graves en la Ciudad de México (86%) y en Morelos (69%), en tanto que están más divididas las opiniones sobre el nivel de afectación que causó en Puebla y en el Estado de México. Se piensa que este terremoto fue menos fuerte que el de 1985, pero con más afectaciones de las esperables para la magnitud que tuvo (55%).

Sobre la demanda de que los partidos políticos destinen dinero del financiamiento público que reciben para atender a los damnificados y la reconstrucción, la mayoría está de acuerdo en que se elimine ese financiamiento por completo a esas instituciones políticas (67%). Pese a que los partidos políticos generalmente han manifestado su disposición a ceder su financiamiento público, la opinión pública cree que han aceptado poco o nada esa propuesta (72%).