Encuesta BGC - Excélsior

 

Socavón: señalan a gobierno y empresas; 51% opina que no se hizo todo lo posible en el rescate

 

Por Ulises Beltrán y Gonzalo Carreño

  

Del socavón en el Paso Exprés de Cuernavaca las opiniones se dividen sobre el principal responsable, pues por igual unos señalan a instancias del gobierno federal y otros mencionan a las constructoras. Se cree que el hundimiento fue provocado por una mala construcción de la obra y muy pocos lo explican por el exceso de lluvias o la acumulación de basura. Se desconfía de las instituciones encargadas de investigar y deslindar responsabilidades, sobre todo de la Secretaría de la Función Pública, tal y como se desprende de la encuesta telefónica nacional BGC-Excélsior sobre este suceso. 

La amplia mayoría de la población se ha enterado de la formación del socavón en el Paso Exprés de Cuernavaca (81%). Las opiniones se dividen sobre quién es el responsable principal de que se haya generado este hundimiento. Un tercio señala al gobierno federal o a alguna de sus instancias, particularmente la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, en tanto que otro tercio menciona a las empresas constructoras o a sus ingenieros. 12% responsabiliza por igual al gobierno y a las constructoras. 

Espontáneamente se cree que el socavón fue producido sobre todo por una mala construcción de la obra (37%) y por la baja calidad de los materiales (19%). 8% cree que fue por la corrupción en el proyecto. Muy pocos apoyan la tesis oficial inicial del exceso de lluvias (7%) y prácticamente no se menciona la acumulación de basura como las causas principales que originaron este problema. Se tiende a rechazar que la generación del socavón haya sido algo sorpresiva. Se cree que ya existían advertencias sobre filtraciones de agua detectadas en la zona donde ocurrió el incidente (53%). 

La idea de que detrás de la generación de este incidente se encuentran actos de corrupción entre autoridades y constructoras ronda entre la opinión pública. La mitad coincide con que lo ocurrido fue generado más por el interés de funcionarios y constructoras de enriquecerse con una obra de mala calidad que por la mera ineptitud de ambas partes para edificar bien esa vía rápida. Una cuarta parte cree que por ambas razones por igual. 

La mitad de la población apoya que el secretario de Comunicaciones y Transportes, Gerardo Ruiz Esparza, renuncie a su cargo (52%), pues se considera principalmente que él debe supervisar las obras o que no hace bien su trabajo. También se menciona que tiene que hacerse responsable de lo ocurrido, que ya sabía que la obra era peligrosa o que pudo haber incurrido en actos de corrupción. Un tercio respalda que se mantenga al frente de la SCT, básicamente porque se piensa que debe quedarse para asumir su responsabilidad y solucionar el problema, porque él delegó responsabilidades en otras personas para encargarse de la obra o porque la culpa es de las constructoras. 

El Colegio de Ingenieros de Morelos no genera suficiente confianza como encargado del peritaje sobre el socavón (poca/nada, 51%). La desconfianza es aún mayor en torno a la Secretaría de la Función Pública federal para llevar a cabo la investigación sobre este suceso para deslindar responsabilidades (poco/nada, 79%). No obstante, casi 40% piensa que se va a castigar a todos los responsables, sean del rango que sean. En cambio, 29% cree que no se va a castigar a nadie y un porcentaje parecido estima que sólo se sancionará a funcionarios, ejecutivos y empleados de bajo rengo del gobierno o de las constructoras. 

Para la gente, las autoridades no hicieron todo lo razonablemente posible para rescatar con vida a las dos personas que quedaron atrapadas en el auto que cayó en el socavón (51%). Sólo un tercio piensa que sí hizo lo necesario (30%).