Encuesta BGC - Excélsior

 

Apoyan conducción de relación ante EU

 

Por Ulises Beltrán y Alejandro Cruz 

  

Se respalda mayoritariamente la manera como el presidente Enrique Peña Nieto conduce la relación con Estados Unidos y enfrenta las posturas de Donald Trump contra México. Sin embargo, su popularidad apenas mejora. Se espera una posición del gobierno mexicano de rechazo en el tema del muro, aunque se apoya una actitud negociadora para revisar el Tratado de Libre Comercio y para la cuestión de las deportaciones. Se ha deteriorado notablemente la percepción sobre la relación bilateral y se ha extendido la desconfianza de los mexicanos hacia Estados Unidos, según la encuesta telefónica nacional BGC-Excélsior más reciente. 

Las respuestas y acciones del presidente Peña Nieto y su gobierno ante las posturas de Trump que afectarán a nuestro país se han traducido en un apoyo mayoritario a la manera como Peña Nieto maneja la relación con EU (63%). No obstante, este respaldo sólo se traduce en una limitada mejora en el nivel de aprobación a la gestión presidencial (pasa de 11% hace dos semanas a 16% ahora). 

La opinión pública está mayoritariamente enterada que el presidente Peña Nieto iba a visitar al presidente Donald Trump el 31 de enero y que el mandatario mexicano canceló ese encuentro (79%), decisión que es ampliamente apoyada (acuerdo, 69%) y percibida como la respuesta a la postura de Trump de impulsar la construcción del muro fronterizo y de insistir en que México la pague. Se respalda tal cancelación por ser sobre todo una forma de protestar contra el Presidente estadunidense y para defender la soberanía y dignidad nacional.

Dado que la relación entre ambos gobiernos debe continuar, los temas más mencionados por la población a tratar por la administración de Peña Nieto con su contraparte en Washington son la migración (situación de los migrantes y las deportaciones) y el Tratado de Libre Comercio, seguidos por la cuestión del muro, la economía y la depreciación del peso. 

Se espera que la posición del gobierno de Peña Nieto sea de rechazo pleno en torno a la iniciativa de Trump de construir el muro (70%) y a su exigencia de que México lo pague (87%). En cambio, se respalda una postura negociadora en el tema de la revisión del Tratado de Libre Comercio (76%) y en la cuestión de la deportación de los migrantes indocumentados (53%) y de aquellos que cuentan con antecedentes criminales (46%). Pese a la oposición de México a pagar el muro, se cree que el gobierno de Trump tiene capacidad de cobrárselo, por ejemplo, a través de un impuesto de 20% a las exportaciones mexicanas o de un sobrecosto a las visas para turistas mexicanos. En cambio, se ve poco o nada factible que logre un pago directo del gobierno mexicano (67%) y las opiniones se dividen sobre si podría hacerlo mediante la apropiación de parte de las remesas de mexicanos. 

Como es de esperarse, a raíz de esta confrontación, se deteriora la percepción de los mexicanos sobre la relación bilateral entre ambos países. Ahora 59% piensa que es mala o pésima, un cambio notorio frente al 13% de hace dos años. Esta situación ha hecho mella en la percepción de los mexicanos sobre Estados Unidos. Se desploma la confianza hacia esa nación, pues sólo 4% comparte ese sentimiento, 23 puntos menos que en enero de 2015. En cambio, ahora 57% expresa desconfianza, 19 puntos más que hace dos años. La Unión Americana no ha sido particularmente admirada por los mexicanos en tiempos recientes y ahora menos (11%). Si bien prevalece la indiferencia (54%), se extiende la minoría que siente desprecio hacia ese país, pues pasa de 16% en 2015 a 30% en la actualidad.

Con todo, los mexicanos no juzgan por igual al pueblo de Estados Unidos y al presidente Trump. Sobre los estadunidenses en general, las opiniones se dividen principalmente entre positivas (40%) y regulares (36%). En cambio, en torno al Presidente de ese país se mantiene una profunda animadversión: 88% lo califica mal o muy mal.