Encuesta BGC - Excélsior

 

Kate del Castillo, poco atractiva para ser candidata; 57% reprueba su reunión con el Chapo

 

Por Ulises Beltrán y Alejandro Cruz 

  

Frente a las versiones de su presunto, aunque desmentido, interés por ser gobernadora del Estado de México y la continuación de las investigaciones judiciales contra ella por supuesto lavado de dinero, Kate del Castillo cuenta con una imagen personal positiva gracias a sus cualidades como actriz. Sus tratos con el narcotraficante Joaquín El Chapo Guzmán constituye la principal crítica hacia su persona, según se concluye de la más reciente encuesta telefónica nacional BGC-Excélsior

Pocos saben de las versiones sobre el presunto interés de Kate del Castillo, negado por ella, de ser candidata a gobernadora (24%). Cerca de la mitad vería mal o muy mal que pretendiera competir por la gubernatura (45%), pues se afirma principalmente que le falta preparación y experiencia para el cargo, que lo suyo es la actuación y que se involucró con El Chapo Guzmán. No obstante, ella tiende a generar una opinión favorable como persona. Casi toda la población la conoce (91%) y cerca de la mitad la tiene en buen o muy buen concepto (43%), pues se reconoce su calidad como actriz. 

Aunque el gusto por las cualidades actorales de Del Castillo compensa las críticas que le trajo su relación con El Chapo, este vínculo es el principal cuestionamiento que ella enfrenta de quienes opinan mal de su persona. Su contacto con el renombrado narcotraficante es de amplio conocimiento público (87%). Se sabe que él la buscó para que le hiciera una película autobiográfica (53%) y que ella aceptó (54%), así como también que la actriz y el actor estadunidense Sean Penn se entrevistaron personalmente con él mientras estaba prófugo (61%). 

Se cree que El Chapo Guzmán la buscó por ser buena actriz y por su experiencia actoral en el tema del narcotráfico. Algunos piensan que la quería conquistar sentimentalmente o que llevaban una relación amorosa. Hacer la película fue la razón principal que se percibe en el propósito de Del Castillo de tratar con el narcotraficante. 

La reunión clandestina de Kate del Castillo y Sean Penn con El Chapo es reprobada (57%) por tratarse de un delincuente, por ser un prófugo en ese momento, por convertirse en cómplice y porque se trataba de un asunto que le daba mala imagen a ella al afectar su credibilidad y el ejemplo que debe dar. 

En todo caso, se percibe una actitud favorable de ella hacia el capo sinaloense. Se piensa que Del Castillo aceptó hacer la película de El Chapo Guzmán para presentarlo de una manera más positiva (41%). Asimismo, se cree que ella y Penn fueron benévolos con Guzmán en la entrevista que le hicieron (49%). La idea de que la actriz y el narcotraficante tenían una relación sentimental divide opiniones sobre su veracidad. Tiende a verse bien que Kate del Castillo quisiera hacer una película sobre El Chapo (40%), pero hay rechazo a que haya acordado con el narcotraficante realizarla (42%). 

Con todo, a Kate del Castillo se le considera libre de delito por sus vínculos con El Chapo (51%) y la minoría que cree que sí lo cometió señala sólo que hubo complicidad o encubrimiento. Aunque a la gente le suena cierto que El Chapo iba a financiar la película (muy/ algo, 64%) y que Del Castillo quería que él invirtiera en su tequila (muy/algo, 43%), la gente no menciona espontáneamente el lavado de dinero como posible delito. Medianamente se sabe que la PGR la investiga por esa causa (55%) y se tiende a creer que es inocente de eso (42%). No se percibe venganza gubernamental: la indagación judicial se ve más como resultado de las sospechas surgidas de sus tratos con El Chapo (46%) que por las críticas de la actriz al gobierno (28%). 

En cualquier caso, las opiniones se dividen al medir si la difusión de los vínculos de Del Castillo con el narcotraficante en cuestión afectó la imagen que los entrevistados tenían de ella (igual que antes 36%, empeoró 32%). El conocimiento de la investigación por lavado de dinero tiende a provocar algo más de cuestionamiento a la imagen de la actriz (empeoró, 39%).