Encuesta BGC - Excélsior

 

Culpan a la policía del linchamiento; 44% cree que no actuó a tiempo en Teotihuacán

 

Por Ulises Beltrán y Alejandro Cruz 

  

Se reprueba el reciente linchamiento de dos presuntos secuestradores en una comunidad de Teotihuacán. Aunque se entiende que la inconformidad de la gente ante la impunidad e inacción de muchas autoridades en casos de delincuencia conduce a este tipo de crímenes, la opinión pública nacional sigue rechazando que la población haga justicia por propia mano, según se observa en la más reciente encuesta telefónica nacional BGC-Excélsior

El reciente caso del linchamiento de dos personas en el poblado de Atlatongo, en el municipio mexiquense de Teotihuacán, fue medianamente conocido por la población nacional (49% se enteró). La opinión pública reprueba estos asesinatos: a 73% le parecen mal y sólo 22% los ve bien. 

Opinión dividida Una vez que se menciona lo que ocurrió y las presuntas motivaciones para el linchamiento, es decir, el presunto secuestro de una persona por parte de una banda de tres delincuentes, la población divide sus opiniones sobre la veracidad de la causa que motivó este crimen. Cerca de una mitad cree que es cierta y otra piensa que es falsa. También se difiere sobre si este suceso se debe a la inacción de las autoridades o a que la turba enardecida no quiso escuchar razones. 

La mayoría ve bien que se busque entre los pobladores a los participantes en el linchamiento (acuerdo, 61%), aunque predomina el escepticismo en torno a que habrá detenidos para aplicar la ley a los responsables. 

Es rechazada la retención del alcalde como respuesta de un sector de la población para lograr la liberación de 18 detenidos por supuestamente participar en el linchamiento. A 59% le parece mal que habitantes priven de la libertad a autoridades para tratar de conseguir la libertad de quienes intervinieron en un ajusticiamiento de este tipo. Sólo 21% la ve bien y 17% muestra indiferencia. 

Este suceso en Teotihuacán se da en un contexto donde se piensa que los linchamientos ocurridos en el país en las últimas dos décadas son producto, principalmente, según palabras de la gente, de la mala impartición de justicia, el enojo de la población ante la inseguridad imperante y la desconfianza en las autoridades. Las opiniones se dividen sobre si este tipo de ajusticiamientos son hechos aislados en México o si ocurren de manera más generalizada en el territorio nacional. 

En el país sigue prevaleciendo la oposición a que la población tome justicia por sus propias manos. 63% ve mal ese proceder, aunque es de notar que un tercio lo considera bien o bien en parte, debido principalmente a que se percibe una extendida impunidad porque se cree que las autoridades no hacen lo suficiente para enfrentar la inseguridad y castigar a los delincuentes. 

La gente desestima que los linchamientos contribuyan a disminuir la inseguridad. Para 74%, esta manera de hacer justicia no resuelve el problema de la delincuencia.