Encuesta BGC - Excélsior

 

Aunque persiste disminuye levemente el “mal humor”, revela encuesta BGC-Excélsior

 

Por Ulises Beltrán y Alejandro Cruz

  

Retroceden ligeramente las percepciones de deterioro que han predominado en torno a la economía, la seguridad pública y el clima político del país. Se ha extendido en cierta medida el sentimiento de estabilidad, es decir, que las cosas siguen igual. Semejante a los últimos meses de 2015, las opiniones se dividen en torno a cuál es la principal problemática del país, pues se mencionan casi por igual los asuntos económicos y los de seguridad, según se aprecia en la más reciente encuesta nacional en viviendas BGC-Excélsior

Cede, aunque en baja medida, la percepción de empeoramiento de la situación general de México. 45% piensa que las cosas están peor que hace un año, 5 puntos menos que en agosto pasado. Ya 41% cree que las condiciones del país siguen iguales. En el ámbito económico este leve cambio es observable. El porcentaje de quienes creen que la economía está mal o muy mal retorna al punto en que estaba hace un año, esto es, 56%, tras haber repuntado hasta 67% en agosto pasado. De manera similar a lo observado en marzo de 2015, ahora es algo más frecuente pensar que la situación económica nacional está igual (47%) que creer que ha empeorado (42%). Como ha sido la tónica en estos últimos tres años, la población siente que su economía personal no ha cambiado en relación con el año previo (51%). 

Las expectativas económicas personales se mantienen desfavorables, pues 54% cree que su situación estará peor. En cambio, las opiniones se dividen sobre las perspectivas para la economía del país, pues 38% entrevé que estará igual que ahora y 37% prevé que empeore. 

Se continúa creyendo que los precios de los bienes que se consumen regularmente han aumentado mucho o muchísimo (62%). En contraste, retrocede la preocupación de perder el empleo. En efecto, 55% dice tener temor de que en lo personal o alguien en su familia pudiera quedarse sin trabajo debido a la situación económica actual, esto es, 7 puntos menor a la cifra de noviembre pasado y se trata del porcentaje más bajo observado desde que esta variable se empezó a registrar en mayo de 2013. 

También en el tema de la seguridad retrocede ligeramente el pesimismo en comparación con finales de 2015. La opinión pública difiere en su percepción retrospectiva: mientras 44% cree que la situación en ese aspecto está igual que un año antes, 41% piensa que está peor, 6 puntos menos que en noviembre pasado. En algunos problemas de seguridad, como las extorsiones, los secuestros y las balaceras, la población tiende a dividir sus juicios entre quienes creen que han aumentado y quienes creen que siguen en igual magnitud que hace un año. En cambio, en cuestiones como los robos y asaltos, los homicidios y el número de ejecutados, predomina más la impresión de que han crecido. 

Paulatinamente disminuye la inquietud por la situación política, sentimiento que había repuntado significativamente tras los acontecimientos de Iguala por el caso de los normalistas desaparecidos a fines de septiembre de 2014. En la actualidad 53% cree que el entorno político del país es algo o muy preocupante, 10 puntos menos que en noviembre pasado. 34% lo percibe algo o muy tranquilo. 

Al igual que a fines de 2015, las opiniones se dividen a la hora de determinar cuál es el principal problema del país. 38% menciona asuntos económicos y 33% temas de seguridad pública. La problemática que no es de esa índole ya es citada por 27%, entre la que destaca la referencia a la corrupción. Vistos como problemas específicos, no hay cambios sustantivos, ya que la delincuencia es el más citado, seguido por la falta de empleo y la corrupción.