Encuesta BGC - Excélsior

 

Ven devaluación en causa externa; 84% dice que el dólar ha aumentado mucho

 

Por Ulises Beltrán y Alejandro Cruz

  

Se extiende entre la opinión pública la percepción de fuerte devaluación del peso frente al dólar. No obstante, a diferencia del año pasado, ahora prevalece más la creencia de que este fenómeno tiene un origen externo. También es bastante perceptible para la población la caída del precio internacional del petróleo, lo que provoca temor de deterioro económico e inflación, según se observa en la reciente encuesta telefónica nacional BGC-Excélsior

Prácticamente toda la población sabe que el peso sigue devaluándose frente al dólar (95%). Se afianza la creencia de que la devaluación tiene un origen externo. 42% así lo percibe, 12 puntos más que en julio pasado. 28% dice que es provocado internamente, en tanto que 23% piensa que es resultado de ambos tipos de factores. 

Razones de la devaluación Alrededor de 50% expresa una razón por la que ocurre esa devaluación. La baja en el precio internacional del petróleo es la más citada (17%). En menor proporción se señala el mal estado de la economía mundial o de algunos países como China o Estados Unidos, una mala conducción económica del gobierno mexicano o la debilidad de la economía nacional. Sigue predominando la idea de que el encarecimiento del dólar es un fenómeno mundial, no privativo de México (79%). 

Comparado con lo registrado el año pasado, ahora notoriamente más personas comparten la percepción de que la devaluación es fuerte (el precio del dólar ha aumentado mucho, 84%). Esta depreciación de la moneda mexicana es el problema más mencionado como mayor amenaza externa para la economía mexicana (25%), seguida por la caída del precio internacional del petróleo (14%). 

Al igual que hace unos meses, prevalece la impresión de que las autoridades financieras mexicanas están haciendo poco para enfrentar esta situación (41%). Quienes notan que están llevando a cabo acciones para tratar de contrarrestarla señalan la venta o subasta de dólares. 

El desplome del precio internacional del petróleo también es de amplio conocimiento público. 79% está enterado. La mitad de la población expresa alguna causa que explica ese descenso. No se observa que predomine alguna opinión: se mencionan diversos factores, como el aumento del precio del dólar (8%), el presunto mal manejo gubernamental de la economía (7%), la sobreproducción petrolera de varios países (6%) y la crisis en los países más ricos (5%), entre otros. 

A ojos de la población, el abaratamiento del petróleo genera un escenario pesimista para la economía nacional. Algo más de un tercio presagia un empeoramiento de la situación económica (37%) y una quinta parte espera mayor inflación. En menor medida se menciona mayor pobreza, creciente devaluación del peso, aumento de impuestos y de la deuda, entre otros posibles efectos. La preocupación por este hecho se acrecienta en la medida en que la población cree que la economía mexicana todavía depende significativamente del petróleo (57% dice que bastante y 22%, totalmente).