Encuesta BGC - Excélsior

 

Opinión pública prefiere que ‘El Chapo’ sea extraditado

 

Por Ulises Beltrán y Alejandro Cruz

  

Una vez recapturado Joaquín El Chapo Guzmán, la opinión pública mexicana prefiere que sea enviado a Estados Unidos para ser procesado ahí. Se observa una extendida expectativa de que este narcotraficante se volverá a escapar aquí. La aprehensión de El Chapo es ampliamente conocida, pero genera opiniones divididas, en parte por la desconfianza que generó su fuga en julio pasado, según se concluye de la reciente encuesta telefónica nacional BGC-Excélsior

Tras la recaptura del narcotraficante Joaquín El Chapo Guzmán, la población se inclina por que sea enjuiciado y castigado en Estados Unidos, país que está interesado en pedir su extradición. 52% opta por esta solución, cinco puntos más que cuando fue capturado en 2014. Sólo 34% desea que el proceso judicial en su contra se lleve a cabo en México. 

El respaldo a la extradición de El Chapo Guzmán se ve alimentado por el extendido temor de que se escape nuevamente de la cárcel. En efecto, 61% cree que es totalmente o bastante probable que el líder del Cártel del Pacífico se fugue otra vez en este sexenio. Apenas 28% piensa que es poco o nada probable que eso suceda. 

A unas horas de la recaptura de El Chapo Guzmán, la amplia mayoría de la población estaba ya enterada de este hecho. 79% sabía de este suceso. La detención de este narcotraficante genera sentimientos encontrados, en parte por la desconfianza generada por su fuga anterior. Un tercio recibió esta noticia positivamente, pues la percibe “bien” o le generó “gusto” y “satisfacción”. Sin embargo, otro tercio se muestra indiferente y una cuarta parte expresa incredulidad o incertidumbre, o peor aún, reacciones negativas, pues algunos creen que es una “farsa”, sienten que es una “burla” o les genera molestia. 

La captura de El Chapo se tiende a percibir como una expresión de fuerza del gobierno del presidente Enrique Peña Nieto. 42% lo ve así, contra 28% que considera que muestra debilidad y 30% que no sabe qué decir al respecto. 

Una vez ocurrida la detención de El Chapo, disminuye el todavía alto nivel de desaprobación con la manera como el presidente Peña está manejando el combate al narcotráfico y crimen organizado. En comparación con lo registrado tras la fuga de este delincuente en julio pasado, ahora 60% externa desacuerdo, esto es, 12 puntos menos. Desde luego, todavía se está lejos de los niveles de aprobación que en este renglón se alcanzaron cuando por primera vez se recapturó a El Chapo en febrero de 2014. 

Sigue prevaleciendo significativamente la percepción de falta de control presidencial sobre lo que pasa en el país (74%), aunque ocho puntos menos que cuando se fugó El Chapo a mediados del año pasado.