Encuesta BGC - Excélsior

 

Perciben que sí participan en evaluación; 58% opina que la CNTE perdió fuerza

 

Por Ulises Beltrán y Alejandro Cruz

  

Al magisterio nacional se le percibió participativo en el proceso de evaluación docente recientemente realizado en el país. La opinión pública tiene bastante presente las movilizaciones de protesta de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), pero observa que se ha debilitado y que el gobierno se ha mostrado firme para seguir adelante con la evaluación, según se observa en la encuesta telefónica nacional BGC-Excélsior sobre este tema. 

Siete de cada diez mexicanos con teléfono fijo se enteraron del reciente proceso de evaluación docente en todo el país. Predomina la creencia de que los maestros sí han participado en esas jornadas evaluativas (57%) y también se considera que la estrategia de apoyo de la Policía Federal y de la Gendarmería en estados como Michoacán y Oaxaca protegió la participación de los maestros (51%). 

La opinión pública tiende a coincidir más con la idea de que el gobierno logró aplicar la evaluación en todos los estados porque está actuando con firmeza contra los profesores que incumplen con su trabajo (46%). Esta percepción ha avanzado 16 puntos respecto de octubre pasado. 

Los puntos de vista se dividen sobre la capacidad que ha tenido la CNTE para boicotear la evaluación con sus movilizaciones: 37% piensa que sí, 14% afirma que sólo en parte y 39% que no lo ha logrado. Se percibe que el movimiento de protesta de la Coordinadora contra la reforma educativa ha perdido fuerza (58%). Una sólida mayoría sigue estando en contra de la exigencia del magisterio disidente de dar marcha atrás a la Reforma Educativa (desacuerdo, 65%). 

Desde que empezó la gestión de Aurelio Nuño como secretario de Educación Pública ha ido retrocediendo la percepción, todavía predominante, de falta de control gubernamental del conflicto con la CNTE. Así, 55% piensa que las cosas se salen de control al gobierno de Peña Nieto, 30 puntos menos de lo registrado en febrero de este año. 

Al nuevo secretario de Educación Pública se le tiende a percibir firme, conciliador y en la dirección correcta. 52% así piensa sobre su desempeño en torno a la evaluación docente en el país. Para 43%, Nuño tiene una estrategia clara para apoyar esta tarea de evaluación. 

En contraste con lo que se pensaba en los primeros años del sexenio de Felipe Calderón, se ha ido afianzando la idea de que las plazas magisteriales vacantes se otorgan por medio de exámenes y evaluaciones (44%). En 2008 esta creencia sólo era compartida por 4%. También se ha extendido paulatinamente la percepción de que la evaluación el método para decidir las promociones de los maestros. En junio pasado únicamente 17% lo mencionaba, pero a raíz de los procesos de evaluación recientes, ya 32% cita los exámenes.