Encuesta BGC - Excélsior

 

Cambio en 
el PRD pasa desapercibido

 

Por Ulises Beltrán y Alejandro Cruz

  

Desapercibido pasó el cambio de dirigencia nacional en el PRD. Los nuevos líderes perredistas carecen de presencia. Se espera que el presidente nacional, Agustín Basave, tenga posturas alejadas a las de Andrés Manuel López Obrador. Se apoya que el PRD busque alianzas electorales con otros partidos, pero no necesariamente como las plantea Basave. Opiniones divididas prevalecen sobre cómo será ahora la relación del PRD con el gobierno federal, según se concluye de la reciente encuesta telefónica nacional BGC-Excélsior

Casi nadie se enteró que en el PRD se eligió nueva dirigencia. Apenas 13% supo que Agustín Basave y Beatriz Mojica fueron electos como presidente y secretaria general, respectivamente, de esa organización. Ambos personajes carecen de presencia. Baste decir que sólo 8% ha oído mencionar a Basave y 11% a Mojica. 

Al informarse que Basave apenas se afilió al partido en agosto, la opinión pública ve bien que se haya seleccionado a un miembro reciente del PRD bajo la idea de que trae ideas nuevas y no está maleado (63%). Sólo 19% cree que el partido hace mal en elegirlo pues le falta experiencia y trayectoria. 

La nueva dirigencia lidera un partido cuya imagen se ha deteriorado respecto del final del sexenio pasado. La mitad de la población con teléfono fijo cuenta con una mala impresión del PRD. 7 de cada 10 lo perciben dividido y creen que es lo mismo de siempre, lejos de ser un partido en proceso de cambio. Se le ve debilitado bajo la dirigencia anterior de Carlos Navarrete (42%). El partido del sol azteca ahora tiene que competir con Morena en ser considerado la fuerza principal de la izquierda mexicana (mencionados por 18% y 17%, respectivamente). 

Debido a la desinformación sobre los nuevos dirigentes perredistas, no se genera una opinión dominante sobre qué futuro esperar para el partido con Basave y Mojica. El 38% piensa que el partido se fortalece, 27% piensa que se debilita y 18% cree que no cambiarán las cosas. 

Aunque Basave sea inicialmente muy desconocido, se piensa que los militantes perredistas le harán más caso a él que a su excompañero de partido, Andrés Manuel López Obrador, al tomar postura sobre los asuntos nacionales (51%). Asimismo, se desea que el PRD tenga un dirigente que tome posiciones alejadas a las del político tabasqueño (60%). En contraste con la expectativa de algunos analistas de que el PRD acabará apoyando al abanderado de Morena, López Obrador, prevalece la perspectiva de que el PRD postulará a su propio candidato presidencial en 2018 (54%). 

En torno a la relación con Morena, lo más frecuente es pensar que con la nueva dirigencia de Basave y Mojica habrá mayor rivalidad entre los dos partidos (38%) y, en segundo término, que se tratarán con indiferencia (28%). Sólo 25% estima que habrá mayor colaboración. 

Con miras a las elecciones estatales de 2016, la mitad de la población favorece que el PRD busque alianzas. Sólo 35% las rechaza y 6% opina que depende de la elección de que se trate. Sin embargo, la postura de Basave de buscar alianzas con partidos de izquierda y, si no aceptan, buscarlas con el PAN divide opiniones, pues una mitad apoya este planteamiento y la otra mitad no. 

En comparación con la política de acercamiento que hubo bajo la dirigencia de Jesús Zambrano con el gobierno de Enrique Peña Nieto, no predomina una idea sobre cómo será el vínculo del nuevo liderazgo perredista con la actual administración peñista. 

El 44% cree que será de mayor colaboración, en tanto que un cercano 37% piensa que será de mayor oposición.