Encuesta BGC - Excélsior

 

Iguala: aprueban los compromisos ofrecidos por Enrique Peña Nieto

 

Por Ulises Beltrán y Alejandro Cruz

  

Tras el encuentro del presidente Peña Nieto con los padres de los normalistas desparecidos de Ayotzinapa se observa el compromiso oficial de continuar con la investigación de los hechos, aunque también se percibe inconformidad de los padres con el resultado de la reunión. Las movilizaciones por el aniversario del enfrentamiento de Iguala se percibieron pacíficas, según se concluye de la más reciente encuesta telefónica nacional BGC-Excélsior a un año. 

La mayoría de la población está enterada de la reunión del presidente Peña con los padres de los normalistas desaparecidos de Ayotzinapa (enterados, 71%). Los aspectos que más se recuerdan de este encuentro son la promesa presidencial de que el caso seguirá abierto para las investigaciones (16%) y la inconformidad de los padres de los estudiantes con el resultado de este encuentro (11%). 

Existe bastante consenso con que se trató de una reunión insatisfactoria para los padres de los desaparecidos (61%). Apenas una quinta parte piensa que fue productiva. Pese a ello, la opinión pública nacional ve bien que el Presidente haya expresado su solidaridad y preocupación por lo sucedido hace un año (56%). Algo más de la mitad tiende a estar de acuerdo con la afirmación de que el Presidente está del lado de esos padres en la búsqueda de la verdad (56%), aunque un significativo 42% no coincide con esa impresión. 

En general la población se muestra conforme con los compromisos ofrecidos por Peña Nieto a los padres de los normalistas. Por ejemplo, 8 de cada 10 respaldan la instrucción de asegurar que todos los afectados tengan acceso a los mecanismos de atención a víctimas, y asistencia médica a todos los lesionados. Asimismo, una proporción similar está de acuerdo con que se cree una Fiscalía Especial para la búsqueda de personas desaparecidas. De la misma manera se aprueba que se extienda por seis meses más el mandato del grupo de especialistas de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (69%). 

Se sigue pensando que el gobierno de Enrique Peña Nieto está mostrando disposición a continuar con las investigaciones (63%). Sólo 30% estima que ya está dando por concluido el caso. El trabajo realizado por la Procuraduría General de la República sigue generando bastante desconfianza (poca confianza, 50%), aunque ya no tanto como hace dos semanas, cuando el Grupo de Expertos de la CIDH presentó sus conclusiones. 

Tres cuartas partes están enterados de las recientes acciones y movilizaciones de protesta por los hechos de Iguala de hace un año. Se tiende a juzgar que estos actos han sido generalmente pacíficos (41%). 

Con el paso de los meses se sigue mencionando más como responsables del enfrentamiento y desaparición de los normalistas al gobierno estatal y al gobernador de ese entonces, Ángel Aguirre (26%), y así como a quien fungía como presidente municipal, José Luis Abarca (22%).