Encuesta BGC - Excélsior

 

Se mantiene confianza en vacunación

 

Por Ulises Beltrán y Alejandro Cruz

  

Ampliamente conocido, el caso de los bebés que murieron o se enfermaron en Chiapas después de haber sido vacunados, se percibe como un suceso aislado en las campañas de vacunación en México, las cuales generalmente son bien percibidas. La opinión pública cree que lo sucedido tuvo que ver con contaminación de las vacunas y que las explicaciones dadas por las autoridades no han resultado satisfactorias, según se observa en la más reciente encuesta telefónica nacional BGC-Excélsior

La mayoría de la población se enteró de este caso ocurrido en una comunidad de Chiapas (enterados, 71%). Para la opinión pública, este hecho no es frecuente en las campañas de vacunación (69%). Pocos piensan que sea recurrente en este tipo de programas de salud (apenas 20% así lo considera). 

Se cree que este incidente se produjo por la aplicación de vacunas contaminadas, presumiblemente por bacterias, o bien, por negligencia médica. 

La población se divide al señalar al principal responsable: 27% señala a la Secretaría de Salud, 22% a los encargados del hospital, 18% a las condiciones de pobreza y atraso de la zona y 16% al secretario de Salud de Chiapas. 

Sobre las explicaciones dadas tras las investigaciones del IMSS y de la Secretaría de Salud, algo más de la mitad de los enterados del caso no sabe cuál fue el resultado. Quienes tienen conocimiento señalan principalmente que las vacunas estaban bien, pero se contaminaron en el centro de salud a la hora de aplicarse. 

Sobre las explicaciones dadas tras las investigaciones del IMSS y de la Secretaría de Salud, algo más de la mitad de los enterados del caso no sabe cuál fue el resultado. Quienes tienen conocimiento señalan principalmente que las vacunas estaban bien, pero se contaminaron en el centro de salud a la hora de aplicarse. 

Se coincide con que las muertes de los bebés se deben a que las vacunas se contaminaron con bacterias en el centro de salud donde se suministraron (cierto/ en parte, 59%). En cambio, la mayoría rechaza la versión de que el fallecimiento se debió a diversas causas y no al mal estado de las vacunas (falso, 59%). 

En general, el resultado de las investigaciones de la Secretaría de Salud deja una sensación de insatisfacción entre la opinión pública (81%). 

Pese a lo sucedido en Chiapas, las campañas de vacunación en México causan una opinión positiva entre la mayoría de la población (muy buena/ buena, 57%). También se tiene en un concepto favorable al personal que está encargado de esas campañas. 61% cuenta con buena opinión, contra 19% que lo juzga mal.