Encuesta BGC - Excélsior

 

Estable, imagen de Enrique Peña Nieto

 

Por Ulises Beltrán y Alejandro Cruz

  

La precaria situación de la economía sigue manteniendo sin cambio la aprobación presidencial. El manejo económico continúa como el rubro más cuestionado, factor que explica la crítica hacia la gestión gubernamental. Por contraste, la obra de infraestructura carretera, así como las acciones en salud y la educación son las políticas públicas mejor calificadas de la administración peñista, de acuerdo con los resultados de la encuesta con entrevistas cara a cara en vivienda BGC-Excélsior

La aprobación a la gestión del Presidente se mantiene baja, aunque estable respecto al último cuatrimestre. 36% está de acuerdo con su manera de gobernar; 59% manifiesta desacuerdo. 

Al igual que en noviembre pasado, la construcción de carreteras, los servicios de salud y la educación pública constituyen las áreas de políticas públicas en que se aprueba más el trabajo de Peña Nieto. En particular, la obra carretera alcanza el acuerdo de 67%. Más divididos están los juicios en rubros como los de creación de viviendas, seguridad pública, combate al crimen organizado y relaciones exteriores. 

La gestión de la economía en general, así como en lo específico, el control de la inflación y el tema del empleo continúan como los renglones donde más desaprobación existe con su gobierno. En esos ámbitos, más de 60% está en desacuerdo con el trabajo del mandatario. También generan extendido cuestionamiento lo realizado para combatir la pobreza y la corrupción (seis de cada 10 están inconformes). 

La labor presidencial sigue sin cumplir con las expectativas que generó su gobierno. 60% considera que Peña Nieto ha hecho menos de lo que se esperaba de él como Presidente, cifra sólo menor a la que se observó en noviembre de 2013 tras la aprobación de la Reforma Fiscal. 24% cree que ha realizado lo esperado y sólo 11% piensa que ha hecho más. También se mantiene la creencia de que la situación del país se sale de control (59%). 

Como acciones específicas más mencionadas espontáneamente de la administración de Peña Nieto destacan los apoyos sociales y las reformas promovidas. De las iniciativas en política social resaltan el combate a la pobreza y sus programas Prospera y Cruzada Nacional contra el Hambre. De las reformas sobresale la educativa. 

Al igual que el año pasado, las reformas impulsadas por el gobierno son controvertidas, ya que para algunos constituyen lo mejor que se ha realizado en este sexenio, mientras para otros resultan ser lo peor. Así, mientras la Reforma Educativa alcanza el acuerdo de 60%, en el polo opuesto aparecen las reformas Fiscal y Energética como las más desaprobadas (51% y 53%, respectivamente). La Reforma en Telecomunicaciones divide opiniones pues 42% está de acuerdo y 43% en desacuerdo. 

Además de las alusiones a ciertas reformas, como la Energética, los aspectos más criticados de la gestión de Peña Nieto son la política económica, la corrupción y, en menor medida, el caso de los normalistas desaparecidos de Ayotzinapa y la inseguridad por el crimen organizado. 

Las cualidades más apreciadas en el Presidente son su actitud por cambiar las cosas en México y su firmeza para tomar decisiones. 

Por contraste, los mayores cuestionamientos en torno a sus atributos apuntan a la falta de cercanía a la gente y de independencia de criterio al decidir.