Encuesta BGC - Excélsior

 

Encuestados ven débil al peso por causas internas

 

Por Ulises Beltrán y Alejandro Cruz

  

La reciente depreciación del peso frente al dólar se ve como parte de un fenómeno que afecta también a muchas monedas del mundo. No obstante, se señalan más componentes internos que externos como su origen. Se percibe una significativa devaluación del peso y tiende a creerse que seguirá esta tendencia en el corto plazo. No se aprecia una acción contundente de las autoridades financieras para frenar esta depreciación, según se concluye de la última encuesta telefónica nacional BGC-Excélsior.

Tiende a verse más un origen nacional que externo en las causales de la depreciación del peso frente al dólar. Para 44%, son principalmente factores internos los que la causan, 34% cree que se genera desde el exterior y 18% piensa que tiene componentes de ambos tipos. 

Quienes asumen que la devaluación es originada internamente la adjudican principalmente a una mala administración económica y, en menor medida, a la deuda externa o al mal estado de la economía nacional. A su vez, quienes perciben fuentes externas señalan especialmente la baja del precio internacional del petróleo y el fortalecimiento económico de Estados Unidos. 

Pese a lo anterior, la depreciación de nuestra moneda respecto al dólar es vista por la población como un fenómeno que no es privativo de México, ya que se coincide en que ocurre a nivel mundial, pues se están devaluando las monedas de muchos países (82%).

Para la población ha sido bastante evidente la depreciación del peso frente al dólar en las últimas semanas. Se cree que el precio de la moneda estadunidense se ha incrementado (79%) y la opinión más frecuente es que ese aumento ha sido bastante significativo (mucho, 45%). 

La expectativa es que dentro de un mes el valor del dólar siga a la alza, pero en poca monta respecto al momento actual (43%). Sólo 11% cree que se mantendrá como ahora y 17% estima que disminuirá. 

La opinión pública nacional siente que las autoridades financieras como la Secretaría de Hacienda y el Banco de México no están haciendo mucho para enfrentar la depreciación del peso frente al dólar (poco, 47%; nada, 27%). 

Para la gente, las medidas que tales autoridades han adoptado frente a la devaluación han consistido principalmente en venta de dólares y, en menor medida, en el aumento de precios o de impuestos. 

Ante el anuncio del Secretario de Hacienda de una mayor venta de dólares de aquí a junio, prevalece el escepticismo sobre el éxito de esta medida para frenar la depreciación del peso. 57% cree que poco se logrará ese objetivo. 

La referida devaluación del peso se da en un contexto en el que 62% piensa que la economía está en crisis, porcentaje que, sin embargo, es algo menor al registrado en octubre de 2009 cuando el país era afectado por la crisis financiera internacional de ese año (70% en ese entonces). 

Actualmente seis de cada diez ciudadanos afirman que los efectos más graves de la crisis por la disminución de los precios del petróleo y de la situación en Europa ya se sienten en México, proporción similar a la observada en 2009 cuando se hacía referencia al impacto de la crisis financiera internacional en nuestro país.