Encuesta BGC - Excélsior

 

Mexicanos rechazan mofa de símbolos religiosos; admiten críticas, pero no burlas

 

Por Ulises Beltrán y Alejandro Cruz

  

En relación con el atentado a la revista francesa Charlie Hebdo por sus caricaturas sobre Mahoma, la opinión pública mexicana acepta que se pueda criticar una religión, pero rechaza que se haga burla de ella. En cualquier caso, aun si una persona, medio u organización hace mofa de figuras o símbolos religiosos, existe plena oposición a que en respuesta se atente en su contra. Existe en cambio, amplio respaldo a que el gobierno aplique la censura en esos casos, según se desprende de la más reciente encuesta telefónica nacional BGC-Excélsior

La amplia mayoría de los mexicanos se enteró del atentado a la revista satírica Charlie Hebdo (71%). La postura de la población nacional es contraria a las bromas de esta publicación francesa hacia las religiones o figuras religiosas. Se cree que no debe tener derecho a hacerlas (68%), pero se rechaza que en represalia se justifique ese acto terrorista (93%). 

Entre los mexicanos existen opiniones completamente divididas sobre si la libertad de expresión debe ser plena o con cortapisas cuando se trata del tema religioso. Para una mitad, la libertad de expresión debe ser total en cualquier terreno, pero para otra, el respeto a las creencias religiosas le impone un límite. 

Para la opinión pública nacional, la exhibición o publicación de creaciones artísticas y literarias o la presentación de espectáculos con alusiones a alguna religión o símbolo debe ser guiada en lo general por el respeto a la libertad de expresión (52%) más que por el respeto a las creencias religiosas (35%). 

En el caso de que se haga una crítica a cuestiones religiosas, la postura de la población es igualmente favorable al criterio de la libertad de expresión (50%), pero cuando se trata de bromear o hacer mofa de la religión o elementos religiosos, la posición es claramente regida por el respeto a lo religioso. 

En este sentido, se cree que una persona puede tener derecho a interpretar una religión a su modo (87%) y a criticarla (60%), pero no a caricaturizarla o bromear sobre ella (64%). También se piensa que uno tiene el derecho de dibujar o pintar alguna figura religiosa como Cristo, Buda o Mahoma (75%), pero se rechaza que los periódicos y revistas deban tener la libertad de publicar artículos o caricaturas que hagan burla de esas figuras (62%). Por lo mismo, no sorprende que se considere que, tras el atentado, Charlie Hebdo hizo mal en publicar su nuevo número con un dibujo de Mahoma en su portada (70%). 

La opinión pública ve bien la censura como sanción cuando se ofenda a una religión, pero se opone a la violencia contra el presunto ofensor. Existe bastante consenso con que el gobierno en México prohibiera o censurara expresiones artísticas o discursivas que pudieran interpretarse como burlas o insultos a una religión, por ejemplo, como la musulmana o la católica (67%). En cambio, se condena la realización de actos terroristas contra quienes critiquen o sean irrespetuosos ante creencias religiosas (92%). 

En el amplio rechazo al atentado contra Charlie Hebdo influye no sólo la oposición a la violencia, sino también la creencia de que fue realizado por fanáticos que emplean a la religión como pretexto (78%). En cualquier caso, a raíz de este acto terrorista, la mayoría piensa que por seguridad los medios de comunicación en México deberían poner límites a su libertad de publicar chistes o burlas sobre figuras religiosas (68%).