Encuesta BGC - Excélsior

 

Ejército mantiene imagen positiva

 

Por Ulises Beltrán y Alejandro Cruz

  

El Ejército llega al final de 2014 con una imagen positiva entre los mexicanos, percepción forjada por su trabajo de salvaguarda de la soberanía nacional, de ayuda en casos de desastre y de combate al crimen organizado. El caso de presuntas ejecuciones extrajudiciales en Tlatlaya, ocurrido a mitad del año, no ha desvirtuado el juicio favorable del que goza la institución castrense entre la opinión pública, según se observa en la encuesta nacional en vivienda con entrevistas cara a cara BGC-Excélsior

En efecto, el Ejército es bien evaluado en un momento en el que priva un clima de opinión poco óptimo hacia las instituciones públicas: 54% cuenta con un juicio excelente o bueno de este cuerpo de las Fuerzas Armadas. 

Las labores que distinguen a los militares y que, por lo tanto, forman en buena medida la opinión que se tiene de ellos refieren a su función de protección del país (53%) y de ayuda a la población civil en casos de desastre o para programas sociales como vacunación, reforestación o alfabetización (37%). Su intervención en el combate al narcotráfico y crimen organizado es también citada, pero en menor medida (21%). La mayoría de la población logra mencionar alguna fortaleza que percibe en el Ejército, especialmente su equipamiento y su preparación. En menor medida, se señalan su labor de ayuda a la gente, sus valores y vocación de servicio al país, entre otros.

En términos de atributos, al Ejército se le percibe principalmente como una organización comprometida con la sociedad (61%), cercana a la gente (58%) y confiable (57%). También transmite honestidad (56%) y actitud de protección (55%). Menos extendida está la percepción de transparencia (44%). 

En general se le considera una institución fiable en lo que informa (le cree siempre o la mayoría de las veces, 59%).

Generalmente es evaluada favorablemente la manera como el Ejército realiza sus diversas tareas, en especial su desempeño en la captura de capos del crimen organizado y en la detección y decomisos de droga (bien/muy bien, 64% y 63% respectivamente). Destaca que en los aspectos relacionados con la protección a los derechos humanos y en el castigo a militares que los han violado, la opinión pública califica positivamente al cuerpo castrense (57% y 55%, respectivamente). 

Relacionado con lo anterior, el caso de las ejecuciones extrajudiciales por parte de algunos militares en Tlatlaya, Estado de México, en junio pasado, no ha afectado seriamente la imagen de las Fuerzas Armadas. De hecho, la amplia mayoría de la población desconoce qué ocurrió en ese suceso que involucró integrantes del Ejército (no sabe, 67%). 

Las ejecuciones de presuntos delincuentes por parte de miembros de las Fuerzas Armadas no son vistas como práctica común, sino como hechos que ocurren algunas veces o de manera aislada (70%). 

La amplia mayoría de la población se pronuncia por la permanencia continua del Ejército en el combate al crimen organizado (38%) o donde no haya garantía de una policía que cuide adecuadamente el orden (41%). Apenas 14% cree que los militares deben de regresar a sus cuarteles de inmediato. El Ejército y Fuerza Aérea nacionales constituyen la institución más mencionada como la más efectiva para proporcionar seguridad a los mexicanos (55%).