Encuesta BGC - Excélsior

 

Entorno económico baja aprobación

 

Por Ulises Beltrán y Alejandro Cruz

  

El nivel de aprobación a la gestión presidencial ha ido de la mano de las percepciones económicas, a su vez sumamente vinculadas a la percepción de estancamiento de la economía de los Estados Unidos, aunque en este mes de noviembre se ve también ligada a la inquietud por la inseguridad expresada en el caso de los normalistas desaparecidos de Ayotzinapa. En el reconocimiento de éxitos e insuficiencias de gobierno, las reformas promovidas por el Presidente siguen siendo controvertidas, pues para unos representan la mejor medida de su administración, pero para otros constituyen lo más rechazado, según se observa en la encuesta nacional con entrevistas cara a cara en vivienda de BGC-Excélsior

El acuerdo con la gestión presidencial se ubica en 36%, cifra similar a la de hace un año. El desacuerdo se sustenta en diversas razones, en especial la persistencia de los problemas económicos y de la inseguridad y violencia. 

Para entender mejor la dinámica de la asociación entre los niveles de aprobación o rechazo a la gestión de Peña Nieto y las percepciones económicas y de seguridad, en un seguimiento en encuestas telefónicas mensuales se observa que a lo largo de casi todo el sexenio, el grado de acuerdo con la labor presidencial ha estado íntimamente ligado a esas percepciones. El estancamiento del crecimiento de la economía de los Estados Unidos provoca opiniones sumamente negativas sobre la situación económica del país. Sin embargo, desde septiembre, el nivel de aprobación presidencial está menos ligado a los vaivenes de los juicios sobre la economía y se vincula más a los relativos a la seguridad debido a la inquietud social causada por el caso de los normalistas desaparecidos de Ayotzinapa. 

Al evaluar al gobierno de Peña Nieto por políticas públicas específicas, respecto a la construcción de carreteras y la atención de la salud, los juicios siguen siendo principalmente favorables. En cambio, la gestión de los aspectos económicos sigue siendo bastante cuestionada, pues más del 60% desaprueba como se manejan los temas del empleo y la inflación. En rubros como la educación pública, el combate al narcotráfico y crimen organizado y la seguridad pública en general, las opiniones están bastante divididas y, comparado con agosto pasado, son los renglones donde se registra el mayor descenso en la aprobación. El manejo del caso de los normalistas desaparecidos de Ayotzinapa es ampliamente reprobado (desacuerdo, 60%). 

Las reformas en general promovidas por su gobierno siguen siendo las acciones del Presidente más reconocidas positivamente. Más a la distancia aparecen los programas sociales en favor de grupos vulnerables y la construcción de carreteras, entre otros. 

De un listado de acciones concretas conocidas del gobierno de Peña, las detenciones más célebres realizadas como son la de Elba Esther Gordillo y la de Joaquín “El Chapo” Guzmán, siguen siendo las más aplaudidas (acuerdo de casi 70% en ambos casos). La Cruzada contra el Hambre y las medidas para combatir el crimen organizado en Michoacán también son bien recibidas. De las reformas, sólo la educativa logra la aprobación de la mayoría (58%). Baja el apoyo a la reforma en telecomunicaciones a 38%. El respaldo a la reforma energética se mantiene en alrededor de 35% y el apoyo a la fiscal y política es aún menor.