Encuesta BGC - Excélsior

 

Culpan a Aguirre por caso Iguala, señala la encuesta BGC-Excélsior

 

Por Ulises Beltrán y Alejandro Cruz

  

Se menciona principalmente al gobierno de Guerrero, a su titular Ángel Aguirre Rivero, y al presidente municipal de Igual, José Luis Abarca, como responsables del enfrentamiento entre policías locales y estudiantes de la Normal de Ayotzinapa y de la desaparición de 43 normalistas. 

Además, se cree que el crimen organizado está implicado y se teme que en las fosas encontradas estén restos de los estudiantes desaparecidos. Se ve más activo al gobierno federal que al estatal en las investigaciones, pero se piensa que el gobernador Aguirre no debe renunciar, según se registra en las dos encuestas telefónicas nacionales BGC- Excélsior sobre el tema. 

Casi toda la población sabe del suceso en el que hubo un enfrentamiento entre policías municipales de Iguala y estudiantes de la Normal rural de Ayotzinapa y la desaparición de 43 normalistas (86%). 

Como principal responsable de estos hechos violentos en Iguala se menciona espontáneamente más al gobierno de Guerrero o a su titular, Ángel Aguirre (25%), y al presidente municipal con licencia, José Luis Abarca (14%). 

Cuando se menciona que en la autoría directamente de los hechos están implicados policías ya detenidos, y presuntamente el alcalde y el titular de la policía de Iguala, 40% señala como culpables por igual a todos ellos. 41% culpa sólo al presidente municipal y al jefe de la policía. Únicamente una minoría sabe que el presidente municipal, ahora con licencia, está ligado al PRD (28%). 

Para la opinión pública, la causa de este enfrentamiento entre la policía de Iguala y los normalistas sigue siendo una incógnita. 62% no sabe qué pudo motivarlo. Los pocos que señalan algo mencionan la defensa que hacían los estudiantes de sus derechos y el involucramiento del gobierno local con la delincuencia organizada, entre otras posibles razones. 

Desde luego, se cree que el crimen organizado está implicado en estos hechos violentos (71%). 

El descubrimiento de fosas clandestinas con restos humanos en Iguala también es bastante conocido por la población. Seis de cada diez saben de esta noticia. Casi la mitad cree que entre esos restos están los de estudiantes normalistas (47%). 

La opinión pública coincide con la idea de que estos sucesos reflejan la complicidad entre las autoridades locales y el crimen organizado (69%). Sólo 15% cree que más bien es una muestra de la debilidad de las autoridades municipales y estatales. 

Se percibe que está haciendo más el gobierno de Enrique Peña Nieto que el estatal en el esfuerzo de encontrar y castigar a los culpables (40%). Únicamente 17% señala al gobierno de Ángel Aguirre. No obstante, como suele suceder, la mayoría se muestra escéptica de que las investigaciones lleguen hasta sus últimas consecuencias (poco o nada seguro, 76%). Con todo, se rechaza que el gobernador deba renunciar (no debe, 62%). 

Los sucesos de Iguala no profundizan más la percepción de falta de control gubernamental frente al crimen organizado. 55% de la población con teléfono fijo cree que la administración de Peña Nieto está rebasada, apenas 3 puntos más que en septiembre pasado. Sin embargo, avanza algo la percepción de que ha aumentado la violencia por el narcotráfico y crimen organizado (pasa de 32% a 37%).