Encuesta BGC - Excélsior

 

‘Mover a México’ se ve en reformas; encuestados evalúan las estrategias del gobierno federal

 

Por Ulises Beltrán y Alejandro Cruz

  

Tras el Segundo Informe de Gobierno, todavía se estima que la gestión del presidente Enrique Peña Nieto dista de alcanzar satisfactoriamente su objetivo de mover a México, tal y como lo propone el mensaje que enmarca la publicidad de su gobierno. Los contenidos más recordados de los anuncios televisivos presidenciales son precisamente los de mover y cambiar al país, así como los relativos a las reformas aprobadas. Existen mensajes particulares creíbles, como el cumplimiento en construir carreteras, pero la gente es muy escéptica en torno a logros económicos y de combate a la pobreza, según se observa en la más reciente encuesta telefónica nacional BGC-Excélsior

La mitad de la población con teléfono fijo en su hogar dice haber visto anuncios recientes de televisión donde aparece el presidente Peña Nieto. En torno a la credibilidad de sus mensajes, tiende a pensarse que el propósito de “mover a México”, lema de la publicidad gubernamental, se ha cumplido poco en la práctica (39%). 

En cualquier caso, la mitad de quienes consideran que el mandatario federal está moviendo al país consideran que la manera como lo hace es buena. Para la opinión pública, el mover a México se ve en las reformas que ha impulsado la administración peñista. 

Esta idea de que está moviendo o cambiando a México y la información sobre las reformas aprobadas, en particular la energética, constituyen los contenidos más recordados de la publicidad presidencial. Se cree que el Presidente busca transmitir con sus anuncios los mensajes de que habrá mejoras para el país, que sus reformas transformarán a México y que se tenga confianza en él y en el país. 

Se observan mensajes particulares de los anuncios que son creíbles para la gente, pues la mayoría está en mayor o menor medida de acuerdo con ellos: por ejemplo, la existencia de una reforma para elevar la calidad educativa (63%), la atención que se da al problema del hambre (59%) y el logro del gobierno de Peña de alcanzar un acuerdo histórico con los partidos políticos para apoyar las reformas (54%). 

En cambio, dividen opiniones sobre su credibilidad los mensajes de que México va a tener capacidad para producir energía más barata y de que México dejó de ser un país detenido, pues ahora se transforma con reformas audaces. 

Parte de los anuncios giran en torno a la idea de que el Presidente ya está cumpliendo en diversos ámbitos generales. La mayoría de la población muestra reservas al respecto, aunque se extiende un juicio más favorable cuando habla de la construcción de obras, del aumento de presencia de México en el mundo y de elevar la calidad educativa. 

De las acciones con las que la publicidad del presidente Peña Nieto está buscando probar que está haciendo realidad sus promesas, la construcción y modernización de carreteras y el otorgamiento de pensión a los adultos mayores de 65 años resultan de las más convincentes, pues alrededor de 50% piensa que está cumpliendo significativamente. 

En cambio, otros aspectos alcanzan baja credibilidad pues prevalece más bien la idea de que se ha cumplido poco, por ejemplo, con los ofrecimientos de arreglar escuelas públicas de educación básica (42%), de construir y remodelar hospitales y unidades médicas (38%) y de dar apoyo alimentario a las personas que sufren hambre (40%). 

Un tema relevante que tratan algunos mensajes presidenciales es el del tiempo que tardará la concreción de los beneficios de las reformas. La población se muestra bastante reservada sobre los frutos que ya estará recibiendo de las reformas a finales del sexenio. Sólo 22% espera muchos para 2018, 28% sólo algunos, 21% muy pocos y 25% de plano no vislumbra ningún beneficio. No obstante, al Presidente se le ve empeño para poner en marcha las reformas que ha promovido, mientras 32% lo ve muy esforzado y 27% más o menos esforzado en esa tarea.