Encuesta BGC - Excélsior

 

Mexicanos perciben mejoras en Michoacán

 

Por Ulises Beltrán y Alejandro Cruz

  

Dista todavía de predominar una impresión de mejoría en la seguridad pública a nivel nacional. Michoacán y Tamaulipas se ven como los principales focos rojos. No obstante, mientras los michoacanos van percibiendo cambios favorables, los tamaulipecos ven peor las cosas en su entidad. 

Tras el caso de los presuntos vínculos del hijo del exgobernador Fausto Vallejo con el crimen organizado, la opinión pública cree que eso es cierto y piensa que en Michoacán ha habido un cogobierno de los narcotraficantes con las autoridades locales, según se observa en la encuesta telefónica BGC-Excélsior a escala nacional, en Michoacán y en Tamaulipas. A nivel nacional las opiniones están divididas sobre lo que ha pasado en el país con la seguridad pública en el último año: 39% ve empeoramiento y 37% mejoría. 

Michoacán es la zona del país más señalada como la que presenta el problema más grave de seguridad. Sin embargo, en Tamaulipas, la segunda más mencionada, la población local tiene una percepción más negativa de lo que sucede ahí, a diferencia de lo que se registra en Michoacán. De hecho, en esa entidad del occidente tiende ya a percibirse una mejoría respecto del año previo (49%), mientras que en Tamaulipas prevalece lo contrario, una sensación de deterioro (49%). 

La mejoría percibida por los michoacanos de la situación de seguridad en su entidad se refleja en una mayor aprobación a la labor del presidente Enrique Peña Nieto en el combate al narcotráfico y el crimen organizado (57%) que la que se observa entre la población nacional sobre la gestión presidencial en ese rubro en el país (52%). En Tamaulipas, los juicios están sumamente divididos (acuerdo, 48%; desacuerdo, 46%). 

Lo anterior no sorprende pues los michoacanos tienden a percibir una disminución en las diversas manifestaciones delictivas del crimen organizado. En cambio, los tamaulipecos ven generalmente un aumento, sobre todo en balaceras, narcotráfico y secuestros. La población nacional percibe agravamiento en hechos como las extorsiones y las ejecuciones, aunque opiniones divididas en los otros rubros estudiados. 

Con todo y que tiende a percibirse mejoría en Michoacán, la opinión pública nacional y la de ese estado todavía se muestran poco conformes con los resultados de la estrategia especial aplicada ahí por el gobierno de Peña Nieto desde enero. Alrededor de la mitad cree que ha tenido poco éxito. Sobre Tamaulipas, el juicio de la opinión pública acerca de la estrategia aplicada ahí es peor entre la población de ese estado. 

En cualquier caso, las recientes revelaciones por un video sobre el posible involucramiento de Rodrigo Vallejo, hijo del exgobernador Fausto Vallejo, con el crimen organizado dejan una impresión bastante negativa sobre lo que ha venido ocurriendo en esa entidad. Más de 70% de los mexicanos y michoacanos creen que Rodrigo Vallejo es culpable de estar involucrado con el crimen organizado. Alrededor de dos tercios opinan que él se reunió voluntariamente con el líder de los Caballeros Templarios, Servando Gómez La Tuta. 

La opinión pública coincide con que el crimen organizado mantenía vínculos con el exgobernador Fausto Vallejo (opinión nacional, 67%; en Michoacán, 49%) y, por lo mismo, se cree que las investigaciones deben llegar hasta él. Para la gente, en Michoacán había un cogobierno de los narcotraficantes con las autoridades estatales.