Encuesta BGC - Excélsior

 

Nuevos partidos causan polémica

 

Por Ulises Beltrán y Alejandro Cruz

  

El otorgamiento del registro a MORENA, al Partido Humanista y a Encuentro Social como nuevos partidos políticos dista de agradar suficientemente a la población. MORENA aparece como el más aceptable, aunque divide opiniones. La inclusión de nuevos partidos en general es un asunto polémico entre la opinión pública, pues para unos es necesaria para mayor competencia y representación social y para otros es objetable por haber ya suficientes partidos y para evitar el despilfarro de recursos. Se cree que el registro de MORENA debilitará al PAN y al PRD, según se observa en las encuestas telefónicas nacionales BGC-Excélsior sobre el tema. 

La mitad de la población no se siente satisfecha con el otorgamiento del registro a los nuevos partidos, MORENA, Encuentro Social y Humanista. En el caso de MORENA prevalece una división de opiniones. A 48% no le satisface el registro de este partido de izquierda, mientras que a 42% sí le parece aceptable. La inconformidad con los nuevos partidos reside principalmente en que se cree que ya son muchos y que se piensa que malgastan el dinero. 

Quienes se sienten satisfechos con que MORENA tenga registro explican que es un movimiento con ideas diferentes, que su inclusión permitirá mayor competencia y que es un partido del pueblo. Esta aceptación es reducida en el caso de Encuentro Social (25%) y del Partido Humanista (24%), en buena medida debido al desconocimiento sobre estas organizaciones. 

En efecto, sólo MORENA es una organización conocida, pues la amplia mayoría la identifica (83%), aunque entra a la competencia electoral como un partido con una imagen poco favorable: sólo a la cuarta parte de quienes lo conoce le causa una buena impresión, mientras que un tercio opina mal. En cambio, casi nadie sabe de los nuevos partidos Encuentro Social (8%) y Humanista (13%). 

La idea de crear nuevos partidos es compartida por una minoría bastante significativa. Si bien algo más de la mitad (54%) cree que la creación de nuevos partidos no es conveniente para la democracia mexicana, una minoría relevante piensa que sí (41%). Más aún, las opiniones están divididas sobre si faltan más partidos para representar las diferentes ideologías y corrientes políticas existentes en el país: mientras 47% dice que ya están representadas con los partidos actuales, un 43% considera que es necesario crear nuevos partidos. De todas formas, a la opinión pública le suena excesivo el número de partidos actuales cuando se entera que ahora hay diez (75%) pues lo más común es pensar que existen 5 o 6. 

Hablando de MORENA, el único de los tres partidos nuevos que es realmente conocido, el mando de Andrés Manuel López Obrador en esta fuerza es evidente. Espontáneamente 53% menciona que él es el líder del partido. Menos de 1% señala a Martí Batres, quien es el dirigente formal. 

No se observa consenso claro sobre lo que va a pasar con la izquierda mexicana al entrar MORENA en la escena electoral. Para 44% se fortalece, pero para 36% se debilita. En cambio, existe una opinión más dominante sobre el efecto que tendrá sobre los principales partidos de oposición independientemente de que sean de izquierda o no, pues no sólo se cree que debilitará al PRD (48%), sino también al PAN (53%). En cualquier caso, se coincide más con la idea de que habrá un traslado importante de votantes perredistas a MORENA (56%).

En cualquier caso, a MORENA todavía no se le ven tamaños para ganar muchos puestos de elección popular en los próximos comicios (poco/nada seguro, 55%) ni para competir seriamente por la Presidencia en 2018 (poco/nada seguro, 67%).