Encuesta BGC - Excélsior

 

Respaldan reformas en telecom

 

Por Ulises Beltrán y Alejandro Cruz

  

La opinión pública apoya la aprobación de las leyes secundarias de la Reforma en Telecomunicaciones, pues cree que le benefician. Esta conformidad tiene que ver con medidas anunciadas que gustan a la gente, en particular, la abolición de los cobros de larga distancia o la expectativa de menores tarifas telefónicas. No obstante, existen cambios en las normas que todavía la población no conoce y, por tanto, piensa que las cosas seguirán igual; por ejemplo, la duración de los saldos de prepago celular o la transmisión de televisión abierta en sistemas de paga. El grado de competencia en las telecomunicaciones que se promueve con la reforma divide opiniones, según la última encuesta telefónica nacional BGC-Excélsior

Dos terceras partes de la población con teléfono fijo se enteraron de la aprobación de las leyes secundarias en telecomunicaciones. La mayoría siente que los cambios van a beneficiar mucho o bastante a los ciudadanos; 66% piensa así, 15 puntos más que en marzo de 2013. Como reflejo, se respaldan estas modificaciones aprobadas por el Congreso (acuerdo/en parte, 52%). 

El apoyo a la reforma tiene que ver con los aspectos más recordados de las nuevas normas: la terminación del cobro de la larga distancia en telefonía de cualquier tipo y, en general, la baja de las tarifas del servicio celular y fijo. 

En efecto, la abolición de los cobros por larga distancia constituyen el beneficio que sí espera un significativo porcentaje de la población, esto es, 50% así lo cree. Un porcentaje algo menor, 45%, sostiene que tampoco se le cobrará por consultar su saldo en celular por prepago. 

En cambio, en otros rubros de los servicios de telecomunicaciones o de televisión todavía la población no capta los cambios que se aplicarán. Así, apenas 30% cree que ya va a poder conservar sus saldos por un año en prepago y porcentajes también bajos piensan que los servicios de internet serán más rápidos (37%) y baratos (33%) o que todas las empresas de televisión de paga podrán transmitir los programas de televisión abierta (33%). 

Existen opiniones divididas sobre si con esta reforma se logra romper con los monopolios en los sectores de telecomunicaciones y radiodifusión. Si bien 50% cree que mejora significativamente la regulación anterior para que haya más empresas que compitan y aumente la calidad y variedad en programación en radio y televisión, 44% ve algunos avances importantes, aunque seguirán dominando las mismas empresas de ahora. 

De igual manera, aunque 52% cree que hay mejora sustancial en telefonía al propiciar la participación de más empresas en el sector y que haya mejores tarifas y mayor calidad en el servicio, un importante 42% sigue sosteniendo que, pese a avances normativos, continuará el dominio de las mismas compañías. 

La aprobación de la legislación se da en un contexto donde se perciben tarifas elevadas, con juicios que son más negativos que en 2013; especialmente en el ramo celular, se estima que son algo altas (26%) o muy altas (56%), incluso pese a que en telefonía móvil se observa menor concentración de empresas que en telefonía fija (hay muy pocas opciones, 59% y 82%, respectivamente). De igual manera, se ven altas las tarifas de internet (66%). 

En televisión abierta, la opinión pública está poco conforme con los servicios que se ofrecen. La mayoría cree que a los programas que se transmiten les falta calidad, variedad y veracidad en la información que difunden.